Los robos de catalizadores se disparan por la subida del platino

Las bandas que trafican con metales preciosos asaltan empresas de alquiler de vehículos y desguaces en busca de la codiciada pieza del tubo de escape

Los catalizadores se han convertido en un objeto de deseo de las bandas de delincuentes. Muchos conductores no saben que llevan un pequeño tesoro en los bajos de su vehículo, un cilindro que contiene metales preciosos como el paladio, rodio y platino, hasta que los ladrones desmontan los tubos de escape de varios coches en una calle poco iluminada o un aparcamiento con escasa vigilancia.

Los robos de catalizadores se han disparado en los últimos meses en la provincia de Valencia. La Guardia Civil investiga varias denuncias presentadas en diferentes localidades por particulares y empresarios. Hace unas semanas, los empleados de una multinacional británica descubrieron en su delegación de Ribarroja cómo se las gastan estos delincuentes.
Nueve vehículos aparecieron con los capós forzados, bajos desmontados y piezas del tubo de escape esparcidas por el suelo. «El valor de los daños que han causado es mayor que lo que puedan valer los catalizadores», asevera un empleado de la empresa asaltada. «Han destrozado varios motores, arrancando piezas y todo lo que les estorbaba», se queja el trabajador.

Para evitar estos robos, la dirección de la empresa Primoti adoptó una medida preventiva que resultó ser el mejor remedio. Todos los vehículos industriales de su flota de alquiler tienen el catalizador soldado. «Buscamos soluciones y la más viable fue unir sólidamente la pieza. Nuestras furgonetas salen ya del concesionario con la soldadura, y desde entonces no sufrimos robos», explica Daniel Savall, gerente de Primoti. Una banda de ladrones robó los catalizadores de varios vehículos de esta empresa en el polígono industrial Fuente del Jarro en Paterna.

En los últimos dos años se han presentado más de 100 denuncias en cuarteles y comisarías por robos de catalizadores. Sin embargo, el número real de este tipo de delitos es mucho mayor, ya que gran parte de los afectados no denuncian porque la pieza no la cubre el seguro.
Las furgonetas, camiones y todoterrenos son los principales objetivos de los ladrones. Sus catalizadores son más grandes y su precio es más alto. Además, los delincuentes tienen menos dificultades para desmontar la pieza.

Y eso es precisamente lo que se plantea la dirección de otra empresa afectada por esta nueva modalidad delictiva. «Nos hemos planteado un método muy antiguo pero eficaz: desmontar los catalizadores de los vehículos que tenemos en stock», explica el empresario. El precio del catalizador de un turismo oscila entre los 300 y 1.000 euros, pero en las furgonetas, camiones pequeños y otros vehículos industriales puede alcanzar hasta los 3.000 euros.

La pieza tan codiciada por los ladrones tiene una coraza de acero, una matriz cerámica y una serie de tubos metálicos -encargados de tratar los gases del tubo de escape- con un recubrimiento interior de rodio, platino y paladio, principalmentte. «Para reciclar estos materiales se trituran y se obtienen los metales preciosos con un proceso metalúrgico muy complejo y sofisticado», afirma Álvaro Rodríguez, portavoz de Federación Española de la Recuperación y el Reciclaje (FER).

En España hay muy pocas empresas especializadas en el reciclaje de estos productos. Compran los catalizadores en desguaces y los clasifican según la pieza y la cantidad de metales preciosos que contienen. También existe una red de recuperadores que recogen los aparatos y los venden a las empresas.

«El reciclaje de catalizadores se ha convertido en una parte esencial del proceso de reciclaje de un coche fuera de uso», sostiene Álvaro Rodríguez. «El número de vehículos con este componente que se dan de baja va en aumento, y por ello la logística de recuperación de los metales preciosos es muy importante», precisa el portavoz de FER.
Ante la oleada de robos de catalizadores, la Guardia Civil ha intensificado las inspecciones en desguaces y centros autorizados de tratamientos de metales. La estrategia policial consiste en detectar la posible compraventa de aparatos robados que tienen salida en un mercado ilegal.

Los conductores deben reemplazar obligatoriamente la pieza, ya que se trata de un elemento transcendental para pasar la ITV. Muchos afectados por estos robos adquieren los catalizadores en desguaces, aunque estos también han sido víctimas de asaltos por parte de las bandas que trafican con metales preciosos.

Según un informe del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), un gramo de platino cuesta unos 35 euros en el mercado, un precio que parece un incentivo suficiente para el reciclaje y para las bandas que roban catalizadores en la Comunitat. En aplicaciones industriales, la tasa de reciclaje del platino supera el 80 por ciento, pero en los catalizadores de los automóviles apenas alcanza la mitad, y en electrónica se sitúa en un 5 por ciento.

Fuente: empresuchas.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s