Funcionamiento del freno de tambor

frenos, tambor, mecanica

Los frenos de nuestro vehículo son una parte muy importante del mismo. Gracias a ellos, podemos detener el coche y, además, es un importante elemento de la seguridad que es necesario mantener en buen estado para conservar su eficacia.

Hoy en día, los frenos más habituales que nos encontramos en nuestro coche son los frenos de disco. Sin embargo, muchos vehículos todavía equipan frenos de tambor en el eje trasero. Algunos vehículos incluso tienen los dos tipos, los frenos traseros de disco, que se usan como freno de servicio, y los frenos traseros de tambor, que se usan únicamente para el freno de mano.

Los frenos de tambor que conocemos hoy en día, fueron inventados en el año 1902 por Louis Renault, pero no fue hasta 1930 cuando se introdujo el accionamiento hidráulico de los frenos. Hoy, vamos a ver los elementos de los frenos de tambor, su funcionamiento y los problemas que pueden presentar.

Los elementos básicos de los frenos de tambor son las zapatas, el cilindro hidráulico, los muelles, la palanca ajustadora y el propio tambor. En cuanto al desgaste, los frenos de tambor no se desgastan tanto como los frenos de disco. En este hecho puede influir en gran medida que van situados en el eje trasero, donde el vehículo no tiende a frenar tanto como en el delantero.

Al pisar el pedal de freno, el cilindro hidráulico se llena de líquido de frenos. Como consecuencia, las zapatas de freno se separan y entran en contacto con el tambor de freno, frenando de esta forma las ruedas. Los muelles se encargan de mantener el conjunto de zapatas perfectamente posicionadas. Por último, la palanca ajustadora sirve para ajustar las zapatas para frenar de la forma más eficiente posible.

Uno de los fallos que nos podemos encontrar en el sistema de frenos de tambor es la pérdida de eficacia. Debido a las frenadas sucesivas, aumenta la temperatura del conjunto y, al ser un sistema cerrado, tiene dificultades de refrigeración y puede aparecer el conocido fading.

También nos puede ocurrir que la zapata se desprenda de su soporte, con lo que la rueda se queda frenada. En este caso es necesario sustituir las zapatas o remachar la antigua, si es posible.

El elemento que más se suele sustituir es el cilindro hidráulico. Este cilindro puede perder líquido de frenos y, al introducirse dentro del sistema, puede humedecer las zapatas, perjudicando la eficacia de frenado.

Estamos a vuestra  disposición para cualquier consulta en entrepuentes@entrepuentes.es ó en le teléfono 924 279 690

Fuente: tallervirtual.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s