Archivo mensual: junio 2012

¿Cómo cambiar el líquido de frenos?

liquido-frenos

Con el paso del tiempo, podemos notar como el coche va perdiendo capacidad de frenado poco a poco. En un primer lugar podemos pensar que toca sustituir las pastillas de freno. Sin embargo, puede deberse perfectamente al líquido de frenos.

Es recomendable sustituir el líquido de frenos de nuestro coche cada dos años o 40.000 kilómetros. Además, debemos saber que, con el paso del tiempo, la humedad afecta al estado del líquido. En condiciones normales el líquido de frenos debe soportar una temperatura de trabajo muy alta.

Para poder realizar de manera satisfactoria el cambio del líquido de frenos, necesitamos una serie de elementos sin los que no podemos realizar la tarea:

  • Líquido de frenos (usar el que recomienda el fabricante, normalmente DOT 4).
  • Una jeringuilla.
  • Botella vacía. Donde echaremos el líquido viejo.
  • Tubo de goma. Por este turbo circulará el líquido que vamos quitando hasta la botella.
  • Llaves fijas. Las usaremos para aflojar la tuerca de purgado de la pinza (normalmente de la 6 a la 11).
  • Gato y llave de los neumáticos. Para poder quitar la rueda y trabajar cómodamente.
  • Otra persona. Nuestro ayudante se encargará de ayudarnos a purgar el circuito.
Antes de comenzar el trabajo, debemos saber que el circuito de frenos nunca debe quedar sin líquido, por lo que debemos ir revisando el nivel y rellenándolo según nos haga falta. Si en algún momento nos quedamos sin líquido, entrará aire en el circuito, lo que hace frenar de manera incorrecta al coche.

Mañana veremos de forma detallada el proceso completo para realizar el cambio del líquido de frenos. También veremos varios consejos para protegernos tanto nosotros, como el coche, del contacto con el líquido.

El proceso a seguir es muy sencillo. Sin embargo, si no estamos seguros de cómo se hace, lo mejor es acudir a un taller y dejarlo en manos de profesionales.

Estamos a vuestra  disposición para cualquier consulta en entrepuentes@entrepuentes.es ó en le teléfono 924 279 690

Fuente: tallervirtual.com

Anuncios

Consejos para alargar la vida de nuestro coche

consejos-conduccion

Un coche, como máquina que es, requiere de unos cuidados específicos para conservarlo en las mejores condiciones posibles. Aún así, muchas veces se estropea pero, después de tanto uso, algunas averías son inevitables.

De todas formas, para tratar de alargar la vida de nuestro coche podemos seguir unos pequeños consejoscomo, por ejemplo dejar calentar un poco el coche antes de salir o antes de apagarlo. Otra recomendación de la que ya hemos hablado es no bajar las cuestas en punto muerto.

Con el paso del tiempo, agradeceremos y sobre todo nos ahorraremos en reparaciones para el vehículo si seguimos una serie de pautas que no nos costará nada hacer ya que, con el tiempo formarán parte de la rutina habitual y haremos automáticamente como cuando nos ponemos el cinturón de seguridad nada más subir al coche.

embrague, mantenimiento

Para empezar, cuando vamos a arrancar nuestro coche, es recomendable hacerlo con el pedal de embrague pisado. De esta forma no nos llevaremos sustos por si hay algún marcha engranada y, además, el motor deberá mover menos elementos para arrancar. De hecho, muchos coches actuales es necesario pisar el pedal de embrague para poder arrancarlos.

Mientras vamos circulando, debemos tratar de evitar llevar el pie apoyado en el pedal de embrague. Si llevamos el pie sobre el embrague, lo único que conseguiremos es un desgaste prematuro del disco de embrague, así como un deterioro de del cojinete y del plato de presión.

Por último, cuando aparcamos nuestro coche, es aconsejable, a parte de poner el freno de mano, hacerlo con una marcha puesta. De esta forma, en caso de que el freno de mano falle, el coche no se moverá del sitio ya que la caja de cambios actuará como freno. En las cuestas es casi imprescindible engranar primera o bien marcha atrás.

Estamos a vuestra  disposición para cualquier consulta en entrepuentes@entrepuentes.es ó en le teléfono 924 279 690

Fuente: tallervirtual.com

Cuidemos el turbo de nuestro coche

turbo, mecanica, cuidados

El motor es el elemento más importante de nuestro coche y debemos cuidarlo al máximo para prevenir averías. Un mal uso del vehículo puede provocar que se produzcan daños en el motor o en la transmisión, que podemos evitar si lo tratamos de forma correcta.

En muchas ocasiones me preguntan si es necesario dejar el coche encendido unos minutos antes de comenzar a andar con él y también después de haberlo aparcado. Mi respuesta siempre es depende.

No es necesario dejar el coche encendido en todos los casos, en algunos incluso es una pérdida de tiempo y combustible.

Dejar calentar el coche antes de comenzar a andar con él es bueno hacerlo en todos los motores. Sin embargo, en los motores equipados con turbo (la mayoría de los coches diésel y cada vez más vehículos gasolina) es más importante, ya que se produce una correcta lubricación del turbo.

turbo, seccion, cuidados

Tampoco hace falta esperar cinco minutos para que se lubrique bien, simplemente con dejarlo al ralentí mientras nos acomodamos en el coche y ponemos el cinturón de seguridad, que nos puede llevar un par de minutos, puede ser suficiente.

Al llegar a nuestro destino ocurre algo similar. Si nuestro coche tiene turbo, es muy importante dejarlo al ralentí un par de minutos. Con esto conseguiremos que el turbo se enfríe y se lubrique, además de que la propia turbina baje de revoluciones. En caso de no hacerlo, podríamos llegar a dañar, a largo plazo, el turbo de nuestro coche.

Una avería en el turbo puede ser muy costosa, ya que esta pieza puede tener un precio aproximado, dependiendo de los modelos, de 1.000 €. Además, la sustitución de este elemento puede ser un poco complicada en algunos modelos.

Para mejorar el cuidado de nuestro motor, es importante seguir este consejo, que agradeceremos con el paso del tiempo y de los kilómetros.

Estamos a vuestra  disposición para cualquier consulta en entrepuentes@entrepuentes.es ó en le teléfono 924 279 690

Fuente: tallervirtual.com

No alarguemos el cambio de los neumáticos

neumatico, cambio, desgaste

Debido a la crisis, y los altos precios de los carburantes, cada vez gastamos menos dinero en el mantenimiento de nuestro coche y, por consiguiente, en la seguridad al volante. En estos tiempos complicados, tratamos de alargar el tiempo que se produce entre los cambios de aceite y también tratamos de alargar el intervalo de tiempo con el que cambiamos los neumáticos.

Cada vez usamos menos el coche y utilizamos más el transporte público como el autobús o el tren. Incluso realizamos algunos trayectos urbanos andando para tratar de ahorrar lo máximo posible.

Los usuarios de los coches tratamos de alargar un poco los cambios de aceite. En vez de cambiar el aceitea los 10.000 kilómetros, por ejemplo, lo tratamos de hacer a los 12.000 o incluso los 14.000 kilómetros.

Con los neumáticos ocurre lo mismo. Tratamos de alargar el tiempo para sustituir los neumáticos. Sin embargo, los neumáticos sólo los podemos aprovechar hasta su profundidad mínima, 1,6 milímetros. Si seguimos usando los neumáticos con una menor profundidad, a parte de comprometer la seguridad de nuestro coche, tendremos problemas a la hora de pasar la ITV y también si nos para la policía.

neumatico, cambio, desgaste

Además, con unos neumáticos más gastados de lo debido, el comportamiento del coche se vuelve más extraño. Esto no lo notamos en el día a día, ya que nos vamos acostumbrando al desgaste de los neumáticos. Sin embargo, cuando montamos unos neumáticos nuevos sí que notamos mucha diferencia en el comportamiento de nuestro coche.

Los efectos negativos de unos neumáticos gastados los podemos notar, sobre todo, sobre suelo mojado, cuando frenamos e incluso en las rotondas de las ciudades.

Es muy importante tener siempre los neumáticos en buen estado y no ahorrar demasiado dinero en este aspecto porque, en algunos casos, nos puede salir más caro. El neumático es el único elemento que está permanentemente en contacto con el suelo, por eso es necesario tenerlos en buen estado.

Estamos a vuestra  disposición para cualquier consulta en entrepuentes@entrepuentes.es ó en le teléfono 924 279 690

Fuente: tallervirtual.com

Mezcla de aceite y anticongelante en la botella de expansión

mezcla, anticongelante, aceite

Si a la hora de revisar tu coche y comprobar el nivel de anticongelante, observas que el color del anticongelante no es el habitual, y el anticongelante parece más que un líquido una pasta y de color “café con leche”.

Además, a la hora de comprobar el nivel de aceite, ves que se encuentra por debajo de lo normal, por lo tanto, el aceite tuvo que ir a parar a algún lado. Una posibilidad es que se queme con el turbo o que el coche consuma aceite. Sin embargo, también cabe la posibilidad que se mezcle con el anticongelante.

Con estos síntomas, y después de comprobar que el coche no consumía aceite, pude llegar a la conclusión de que se había mezclado el aceite del motor con el líquido anticongelante. La avería que se presenta en este caso puede llegar a ser muy importante, por lo que es necesario revisar el coche exhaustivamente y asegurarse bien de donde procede el problema.

Lo primero que se debe revisar es el estado del intercambiador de aceite y anticongelante de nuestro coche, en caso de que lo lleve. Si esta es la pieza que se encuentra dañada, deberemos sustituirla por una nueva y comprobar que se ha solucionado el problema.

culata, intercambiador

En caso de que nuestro coche no lleve dicho intercambiador, o de que se encuentre en perfecto estado, podemos empezar a preocuparnos seriamente.

El problema ante el que nos encontramos puede ser de la junta de culata o incluso de la propia culata. Se debe desmontar todo el conjunto y comprobar la culata. En caso de que se encuentre fisurada (de ahí la mezcla de aceite y anticongelante), sería necesario cambiarla por una nueva, así como la junta de culata, con el consiguiente gasto, ya que no es económica.

Si la culata se encuentra en perfectas condiciones, el problema puede ser de la junta de culata. Sería necesario sustituir la junta de culata por una nueva y comprobar que se haya solucionado el problema.

Por último es necesario realizar una limpieza de todo el circuito de refrigeración para tratar de quitar todos los restos de aceite y no manchar de nuevo el anticongelante nuevo.

Estamos a vuestra  disposición para cualquier consulta en entrepuentes@entrepuentes.es ó en le teléfono 924 279 690

Fuente: tallervirtual.com

Detectando fallos en tu vehículo: las manchas

Fuga, manchas, liquido

Hoy hablaremos acerca de las manchas que pueden aparecer bajo nuestro vehículo a causa de las fugas que pueda haber en alguno de los sistemas.

Hay que tener en cuenta que manchas pequeñas y puntuales, no indican ningún problema, pero si aparecen constantemente entonces hay algo que falla en nuestro vehículo, os dejo los tres tipos de manchas que suelen aparecer.

  • Una junta en mal estado seguramente acabe provocando una fuga, si es tu caso te encontrarás con manchas de color negruzco y de un tamaño considerable.
  • Si en cambio la mancha es de color azul claro, verde amarillento, o naranja quiere decir que el motor ha sufrido un sobrecalentamiento o que hay una fuga de anticongelante, posiblemente en el radiador o en la bomba de agua.
  • Por último, si la mancha la forma un líquido aceitoso de color rojizo, la fuga probablemente esté en el sistema de dirección asistida o en la transmisión.
Estamos a vuestra  disposición para cualquier consulta en entrepuentes@entrepuentes.es ó en le teléfono 924 279 690

Fuente: tallervirtual.com

Tenemos la rueda pinchada, toca cambiarla

pinchar, neumatico, cambiar

Iba circulando tranquilamente con el coche, cuando empecé a notar algo extraño. Inmediatamente me detengo y me bajo del coche para encontrar el problema. Tras dar una vuelta alrededor de mi coche me doy cuenta de que tengo una rueda pinchada. ¡Empezamos bien el día!

Seguro que muchos de nosotros hemos pasado por esta situación, ya que es uno de los problemas más habituales que nos podemos encontrar en la carretera. Sin embargo la solución y es fácil, además tenemos dos soluciones para escoger.

La primera solución es llamar a la asistencia en carretera de nuestra compañía de seguros para que nos solucionen el problema. La otra solución que tenemos a nuestro alcance es sustituir nosotros mismos la rueda por el neumático de repuesto, una tarea muy sencilla de realizar.

Lo primero que debemos de hacer es inmovilizar el vehículo, señalizar el incidente llevando puesto el chaleco reflectante y colocar los triángulos de emergencia. Una vez hecho esto, tenemos que ver lo que vamos a necesitar para cambiar la rueda. Necesitaremos una rueda nueva, el gato para levantar el coche y las herramientas para sustituir la rueda.

sustituir, neumatico, pinchar

Con todo preparado, lo que debemos hacer ahora es aflojar los tornillos de la rueda pinchada. Una vez flojos, levantaremos el coche con el gato por la zona específica para ello, prestando atención a su perfecta colocación. Debemos levantar el coche hasta que la rueda pinchada quede suspendida en el aire.

Llegados a este punto tenemos que quitar los tornillos que aflojamos previamente y quitar la rueda pinchada. Ahora colocamos la rueda de repuesto y también los tornillos con la mano hasta donde sea posible. Con las herramientas apretaremos un poco más los tornillos de la rueda y comprobaremos que se encuentra bien colocada.

Para terminar, bajaremos de nuevo el coche con el gato y terminamos de apretar los tornillos de las ruedas con fuerza. Tampoco nos debemos olvidar de recoger todo antes de marchar. Es recomendable acercarnos a una gasolinera a comprobar la presión de los neumáticos, especialmente el de repuesto que acabamos de montar. En algunas ocasiones también podemos reparar el neumático pinchado en un taller.

Estamos a vuestra  disposición para cualquier consulta en entrepuentes@entrepuentes.es ó en le teléfono 924 279 690

Fuente: tallervirtual.com