Archivo de la etiqueta: consejo

Cómo cuidar el coche para un buen envejecimiento

envejecimiento

Seguro que podíamos cuidar el coche mejor de como lo hacemos. A veces intentamos hacerlo lo mejor posible pero hay detalles que dejamos pasar por alto.

Cuidar el coche como es debido nos ayuda a un buen envejecimiento y, por lo tanto, el coche nos puede aguantar más años sin necesidad de cambiarlo. Para que nos dure el máximo tiempo posible, podemos seguir una serie de consejos que nos ayudarán a alargar la vida de nuestro coche.

En primer lugar, no podemos dejar pasar por alto el mantenimiento programado de nuestro coche. Es muy importante realizar las revisiones que nos marca el fabricante en el momento que viene reflejado en el libro de mantenimiento. Gracias a una revisión a tiempo, podemos evitar una reparación costosa en el futuro.

Además, en el propio libro de mantenimiento viene reflejado todos los puntos de revisión de nuestro coche cada vez que llevamos el coche al taller. De este modo, no tenemos que preocuparnos por si ha quedado algo sin revisar.

envejecimiento Mucha gente dice que le hace muy pocos kilómetros al coche y por ese motivo no lo lleva cada año a realizar el mantenimiento. Esto es un error, ya que los líquidos pierden sus propiedades y pueden afectar al correcto funcionamiento de nuestro coche. Si de verdad quieres cuidar el coche, no lo hagas así.

Otro consejo para cuidar nuestro coche consiste en conducir suavemente cuando el motor está frío, evitando así forzar el motor. Siguiendo este consejo evitaremos el desgaste prematuro en muchas piezas del motor ya que, el aceite, todavía no se encuentra a su temperatura óptima de trabajo y no realiza su función perfectamente.

Este consejo es especialmente útil en los motores con turbo para cuidarlos como es debido. En los motores turboalimentados es muy importante la lubricación de esta pieza, por lo que deberemos ser muy cuidadosos con la forma de conducir cuando el vehículo se encuentra frío.

Estamos a vuestra  disposición para cualquier consulta en entrepuentes@entrepuentes.es ó en le teléfono 924 279 690

Fuente: tallervirtual.com

Anuncios

El aceite, la sangre de tu motor

aceite-motor

El aceite es uno de los elementos fundamentales para el correcto funcionamiento del motor de nuestro coche. La misión del aceite es lubricar y proteger el motor, ya que se encargada de formar una película de aceite entre las partes móviles del motor, con lo que se consigue disminuir el desgaste y la temperatura.

De forma periódica es muy importante revisar el nivel de aceite de nuestro coche y comprobar que se encuentra entre el mínimo y el máximo de la varilla. En caso de estar por debajo del mínimo, es necesario rellenar un poco de acete.

Como todos sabemos, es necesario sustituir el aceite de forma periódica, tal y como nos indica el fabricante porque, con el paso del tiempo y de los kilómetros, va perdiendo sus propiedades lubricantes. Tampoco debemos olvidarnos de sustituir el filtro de aceite por uno nuevo.

En el mercado nos podemos encontrar una gran cantidad de tipos de aceite para nuestro coche, con distintos grados y composiciones. Para empezar, tenemos dos tipos de aceite, los Multigrados y los Monogrados.

El aceite Multigrado es el más usado actualmente en los coches. Dentro de los Multigrados nos encontramos con los aceites Sintéticos, Semi-Sintéticos y Minerales. Un ejemplo de estos aceites son los 5w30 ó 5w40. Estos aceites sintéticos pueden trabajar con temperaturas inferiores a -30º C y también superiores a 50º C.

tipos-aceite

A la hora de comprar el aceite para nuestro coche, debemos de comprar el del grado recomendado por el fabricante, ya que si compramos aceite con otra viscosidad podemos tener serios problemas en nuestro vehículo.

Por otro lado tenemos los aceites monogrados, muy poco usados hoy en día. Estos aceites tienen una única viscosidad como SAE 40 o SAE 50, por ejemplo, y se suelen usar como relleno.

Todos los aceites que nos encontraremos, deben estar testados por el Instituto Americano del Petróleo y así debe figurar en a propia lata de aceite con las siglas API.

Con el paso de los años, los motores de los coches han evolucionado mucho, usándose una gran variedad de aceite con distintas propiedades. Por este motivo, existen diversas normas API, que se ajustan a cada motor, por lo que debemos comprar el aceite correspondiente a nuestro coche.

Por último, no está de más recordar que, en caso de sustituir el aceite de coche en nuestra propia casa, debemos llevar el aceite usado a un Punto Limpio para su correcto tratamiento, no tirándolo directamente a la basura.

Estamos a vuestra  disposición para cualquier consulta en entrepuentes@entrepuentes.es ó en le teléfono 924 279 690

Fuente: tallervirtual.com

Postura a volante

La conducción es una actividad compleja, compuesta de varias habilidades que se poseen en mayor o menor grado, y que pueden perfeccionarse a través de determinadas técnicas, ya que de lo contrario la deficiencia de alguna de esas habilidades llevará a errores en el desempeño de la conducción con la consecuencia previsible de sufrir un accidente.

Una correcta conducción y la máxima seguridad al volante comienza por la posición que tome el automovilista en su vehículo. Ésta nos permitirá reaccionar mejor y más rápidamente ante cualquier imprevisto. Por ello determinadas técnicas son aconsejables y debemos esforzarnos en la medida de lo posible de ponerlas en práctica. Una de ellas es sin duda la forma de sentarse al volante.

Una correcta posición al volante puede aportar muchas ventajas, entre otras reduciremos el tiempo de fatiga, pero sobre todo nos permitirá reaccionar rápidamente ante cualquier imprevisto que nos pueda surgir en la conducción. Debemos regular el asiento de manera que nos permita una postura cómoda, buena visibilidad, un fácil acceso a los mandos y la posibilidad de reaccionar con rapidez ante una emergencia (dar un volantazo, accionar un pedal, etc.)

Lo primero que tiene que hacer al sentarse al volante de su coche, es regular la distancia del asientorespecto de los pedales de forma que sus piernas queden ligeramente flexionadas, pero a la vez acceda cómodamente a los pedales, sin que tropiecen las rodillas con el volante.

Acto seguido regule el respaldo del asiento, de forma que la muñeca quede sobre la parte superior del volante, y suba el asiento de forma que tenga una visibilidad amplia de la parte frontal de su vehículo. Si no dispone de esa función, regule el respaldo hasta poder tener una visión correcta, pero no le aconsejamos que haga uso de cojines u otros elementos ya que no permitirían una correcta sujeción en caso de accidente. Sitúe el pie izquierdo sobre el paso de rueda y encaje bien las nalgas en el ángulo que forman la el asiento y el respaldo.

Si su vehículo dispone de un sistema que permita regular la altura del volante, oriéntelo de forma que quede a una distancia que permita estirar los brazos en la forma descrita anteriormente.

La posición más adecuada de las manos según todos los expertos, es la llamada de “las diez y diez“, considerando la esfera del volante como un reloj. De esta forma podremos reaccionar mejor y mayor rapidez ante cualquier imprevisto. No conviene cruzar las manos ni tampoco hacerlo por los brazos del mismo.

Recuerde que los brazos no han de estar tensos, sino ligeramente flexionados y las manos no deben asir el volante con fuerza, ya que de lo contrario lo único que conseguiremos será la aparición brusca de fatiga y un agarrotamiento de la espalda. Las manos siempre habrán de estar apoyadas sobre el volante y sólo lo soltaran para realizar las maniobras imprescindibles como puede ser el de cambio de marcha.

A continuación, proceda a regular los espejos retrovisores, de forma que tengamos una visión amplia del exterior de nuestro vehículo. El espejo interior deberá centrarse respecto de la luneta trasera, y los exteriores hay que enfocarlos hacia la carrocería del coche y desplazarlos hasta que deje de verse ésta y de esa forma se eviten los posibles ángulos muertos.

Ya en marcha debemos de tener la buena costumbre de consultarlos con frecuencia, de forma que sea un acto reflejo, y en cualquier caso siempre que se disponga a realizar cualquier maniobra que implique un desplazamiento del vehículo hacia los lados. No está de más en estos casos observar también a ambos lados, procurando no apartar la vista de la vía, al objeto de evitar la posibilidad de ángulos muertos.

Recuerde que los espejos exteriores reflejan una visión más lejana de la realidad, por lo que siempre deberá tener en cuenta este aspecto a la hora de realizar desplazamiento lateral o cambio de sentido, de forma que pueda realizar la maniobra con absoluta seguridad.

Recuerden también que una parte muy importante es el reposacabezas. Mucha gente lo tiene completamente olvidado, pero este elemento de seguridad del coche evita, en muchas ocasiones, las lesiones de cervicales. Lo importante es colocarlo a la altura de la nuca y no demasiado bajo. También es importante regular en altura el cinturón de seguridad.

Fuente: seguridadvial