Archivo de la etiqueta: reparacion

El coche pierde anticongelante, ¿qué hago?

manguito-anticongelante1

Vamos a ver qué podemos hacer en caso de que nuestro coche pierda anticongelante.

En primer lugar debemos tener claro que, ante este caso, debemos llevar nuestro coche al taller para reparar la fuga. La pérdida de anticongelante puede ser por el radiador de nuestro coche o por algún manguito que forma parte del circuito de refrigeración.

Sin embargo, si necesitamos el coche para, por ejemplo, volver a casa de viaje o no llegar tarde a trabajar, podemos optar por una solución de emergencia que nos servirá para salir airosos en un momento puntual.

Debemos localizar dónde se encuentra la pérdida de anticongelante y analizar su gravedad. Si la fuga de anticongelante es por un manguito del circuito de refrigeración, podemos tapar esta fuga con cinta adhesiva, asegurándonos de que no pierda más líquido. En caso de que la pérdida sea directamente por el radiador, lo mejor será llamar a la grúa y llevar el coche al taller.

radiador-anticongelante

Lo siguiente que debemos hacer es reponer el nivel de anticongelante del circuito o, dado que es una emergencia, podemos rellenar temporalmente el circuito con agua. Sin embargo, cuando solucionemos la fuga, debemos sustituir todo el anticongelante por uno nuevo.

Dependiendo de la distancia que debamos recorrer, debemos realizar variasparadas para revisar de nuevo el nivel de anticongelante. Si quitamos la tapa del radiador, es muy importante esperar a que la temperatura del motor descienda, para evitar quemaduras en nuestro cuerpo.

También es muy aconsejable llevar una garrafa de anticongelante o agua en el maletero para rellenar el nivel en caso de que sea necesario.

Estos consejos son para utilizar en caso de emergencia y no tener ninguna otra solución disponible. En todo caso, debemos llevar el coche al taller para reparar correctamente la fuga y que no vuelva a perder líquido.

Estamos a vuestra  disposición para cualquier consulta en entrepuentes@entrepuentes.es ó en el teléfono 924 279 690

Fuente: tallervirtual.com

Anuncios

El aceite, la sangre de tu motor

aceite-motor

El aceite es uno de los elementos fundamentales para el correcto funcionamiento del motor de nuestro coche. La misión del aceite es lubricar y proteger el motor, ya que se encargada de formar una película de aceite entre las partes móviles del motor, con lo que se consigue disminuir el desgaste y la temperatura.

De forma periódica es muy importante revisar el nivel de aceite de nuestro coche y comprobar que se encuentra entre el mínimo y el máximo de la varilla. En caso de estar por debajo del mínimo, es necesario rellenar un poco de acete.

Como todos sabemos, es necesario sustituir el aceite de forma periódica, tal y como nos indica el fabricante porque, con el paso del tiempo y de los kilómetros, va perdiendo sus propiedades lubricantes. Tampoco debemos olvidarnos de sustituir el filtro de aceite por uno nuevo.

En el mercado nos podemos encontrar una gran cantidad de tipos de aceite para nuestro coche, con distintos grados y composiciones. Para empezar, tenemos dos tipos de aceite, los Multigrados y los Monogrados.

El aceite Multigrado es el más usado actualmente en los coches. Dentro de los Multigrados nos encontramos con los aceites Sintéticos, Semi-Sintéticos y Minerales. Un ejemplo de estos aceites son los 5w30 ó 5w40. Estos aceites sintéticos pueden trabajar con temperaturas inferiores a -30º C y también superiores a 50º C.

tipos-aceite

A la hora de comprar el aceite para nuestro coche, debemos de comprar el del grado recomendado por el fabricante, ya que si compramos aceite con otra viscosidad podemos tener serios problemas en nuestro vehículo.

Por otro lado tenemos los aceites monogrados, muy poco usados hoy en día. Estos aceites tienen una única viscosidad como SAE 40 o SAE 50, por ejemplo, y se suelen usar como relleno.

Todos los aceites que nos encontraremos, deben estar testados por el Instituto Americano del Petróleo y así debe figurar en a propia lata de aceite con las siglas API.

Con el paso de los años, los motores de los coches han evolucionado mucho, usándose una gran variedad de aceite con distintas propiedades. Por este motivo, existen diversas normas API, que se ajustan a cada motor, por lo que debemos comprar el aceite correspondiente a nuestro coche.

Por último, no está de más recordar que, en caso de sustituir el aceite de coche en nuestra propia casa, debemos llevar el aceite usado a un Punto Limpio para su correcto tratamiento, no tirándolo directamente a la basura.

Estamos a vuestra  disposición para cualquier consulta en entrepuentes@entrepuentes.es ó en le teléfono 924 279 690

Fuente: tallervirtual.com

Cómo conducir un coche con cambio automático

cambio-automatico

Tradicionalmente, los coches europeos siempre fueron coches con cambio manual. Sin embargo, de unos años a esta parte, hemos podido ver como, cada vez, hay más coches con cambio automático por nuestras carreteras. Esto puede ser debido a la proliferación de cajas de cambio automáticas de última generación como, por ejemplo, el DSG de Volkswagen.

Si alguna vez has conducido un coche con cambio automático, sabrás que llevan un pequeño proceso de adaptación, ya que carecen de pedal de embrague. Si nunca has conducido un coche automático, pero te seduce la idea, os vamos a explicar las peculiaridades de estos coches.

Al estar acostumbrados a un vehículo manual, cuando nos subimos a uno con cambio automático, lo primero que hacemos es buscar el embrague con el pie izquierdo. Debemos tener cuidado e intentar mantener esta pierna alejada de la zona de los pedales.

Si instintivamente buscamos el pedal del embrague, lo que conseguiremos es encontrar el pedal del freno. Pero eso no es lo peor, ya que el embrague siempre se pisa a fondo, por lo que, en este caso, pisaríamos a fondo el pedal de freno de nuestro coche, provocando una fuerte frenada y, dependiendo de las circunstancias, con peligro de accidente.

cambio-automatico-pedales

Otro cambio significativo lo encontramos en la palanca de cambios. Los coches manuales tienen una palanca de cambios en H, en la que nosotros debemos introducir la marcha a la que queremos circular. En cambio, los vehículos con cambio automático disponen de varias posiciones básicas:

  • P, de parking. Esta posición sirve para inmovilizar totalmente nuestro coche.
  • R, de marcha atrás.
  • N, neutro. Esta posición equivale al punto muerto.
  • D, de drive. Con esta posición conduciremos normalmente.

Pero eso no es todo, dependiendo del cambio automático, nos podemos encontrar más posiciones como 2, 1, D3 y D4. Estas posiciones equivalen a las marchas de un cambio manual.

Por seguridad, a la hora de arrancar un coche con cambio automático, debemos pisar el pedal del freno. Posteriormente llevaremos la palanca de cambios a la posición D y, al soltar el freno poco a poco, el coche comenzará a avanzar hacia adelante.

Cuando aparcamos, debemos dejar siempre la palanca en la posición P. En la mayoría de los coche, si no dejamos la palanca en la posición P de parking, no nos permitirá retirar la llave del contacto.

Estamos a vuestra  disposición para cualquier consulta en entrepuentes@entrepuentes.es ó en le teléfono 924 279 690

Fuente: tallervirtual.com

¿Qué es el ESP o control electrónico de estabilidad?

control_electronico_estabilidad

ESP, ESC, DSC, VDC, VSA y VSC son las siglas comerciales del control electrónico de estabilidad, uno de los avances tecnológicos en materia de seguridad activa más importantes de los últimos tiempos. Su función es conseguir que el vehículo se mantenga en la trayectoria marcada por el conductor con el volante, reduciendo en buena medida los siniestros viales derivados de un derrape.

El control de estabilidad compara la trayectoria marcada por el conductor con la trayectoria real del vehículo, analiza también la velocidad de giro de las ruedas e interviene actuando sobre ellas para redirigir el vehículo. Normalmente esta actuación se produce mediante el frenado selectivo de las ruedas, usando elementos comunes con el ABS.

¿Cómo funciona el ESP?

Un ESP está compuesto por una unidad de control electrónico (UCE), unos actuadores situados en el sistema de frenado y un conjunto de sensores:

  • Sensor de ángulo de dirección, que desde la columna de la dirección informa sobre el movimiento del volante.
  • Sensores de velocidad de giro, comunes al ABS, que situados en las ruedas informan sobre eventuales bloqueos.
  • Sensor de ángulo de giro y aceleración transversal, que informa del comportamiento real del vehículo.

La UCE compara a un ritmo de unas 25 veces por segundo las informaciones que le llegan de los sensores. Si en un momento dado la información sobre el comportamiento real del vehículo no coincide con la información del giro deseado, el ESP detecta que estamos en una situación de riesgo e interviene frenando la rueda más conveniente para que el vehículo recupere la trayectoria o, en determinados casos, restando par motor para lograr el mismo efecto.

Hay un vídeo de Bosch que explica de forma muy gráfica el funcionamiento de este sistema:

Estamos a vuestra  disposición para cualquier consulta en entrepuentes@entrepuentes.es ó en le teléfono 924 279 690

Fuente: circulaseguro.com

Me hace ruido el escape

Si nuestro coche tiene el escape picado debemos repararlo cuanto antes ya que, aparte del ruido que produce, se puede romper completamente, dañando más piezas de nuestro coche. Además, cuando nos toque ir a la ITV, no nos pasará la inspección por este problema.

Si  la rotura del escape es pequeña, podemos optar por soldar el escape, solucionando de esta forma el problema. Si esta solución no es posible, tendremos que sustituir la pieza por completo.

En el mejor de los casos, sólo será necesario cambiar la parte final del escape o la parte intermedia. Sin embargo, si la rotura la tenemos  localizada en el catalizador, debemos saber que la reparación en este caso será bastante costosa.

Para sustituir el escape, lo podemos hacer nosotros fácilmente. Lo más complicado es el acceso, por lo que nos haría falta un elevador para subir el coche o bien un foso para trabajar cómodamente.

Es importante esperar un tiempo prudencial hasta que se enfríe el tubo de escape, sino corremos el riesgo de quemarnos. Después, simplemente tenemos que aflojar los tornillos que unen las distintas partes del escape y soltar el propio escape de los soportes al chasis.

Si tenemos que sustituir el catalizador, debemos asegurarnos de quitar la sonda lambda, o las sondas lambda en caso de que tenga varias.

Ya tenemos el escape fuera, ahora sólo nos queda poner el nuevo en su sitio. El proceso es el inverso, por lo que resulta muy fácil y rápido.

Estamos a vuestra  disposición para cualquier consulta en entrepuentes@entrepuentes.es ó en le teléfono 924 279 690

Fuente: tallervirtual.com

¿Qué hacer si tengo un neumático pinchado?

neumatico-pinchado

Si alguna vez hemos pinchado sabemos que no es una situación agradable tener que parar el coche para sustituir la rueda. Sin embargo, conviene seguir algunas recomendaciones para no dañar más la rueda que tenemos pinchada.

Puede ocurrir que hayamos pinchado porque la rueda era necesario cambiarla, ya que se encontraba desgastada. También puede ocurrir que simplemente hemos pinchado por haber pasado por encima de un clavo.

Lo que debemos tener claro es que, una vez hemos pinchado la rueda, es necesario parar de inmediato el coche para no circular con la rueda pinchada y colocar en su lugar la de repuesto.

Si circulamos varios kilómetros con la rueda pinchada dañaremos totalmente el neumático e incluso podemos llegar a dañar la llanta de nuestro coche.

¿Para qué voy a tener cuidado de no dañar la rueda pinchada si total hay que cambiarla? Depende, en muchos casos los pinchazos se pueden arreglar poniendo un parche, con el cual podemos seguir usando ese neumático sin ningún tipo de problema hasta que sea necesario cambiarlo por su desgaste.

reparar-pinchazo

De esta forma nos ahorraremos el dinero de tener que poner un neumático nuevo o incluso los dos neumáticos del mismo eje.

Para poder reparar un pinchazo, éste debe estar sobre la banda de rodadura del neumático. Si el neumático se encuentra pinchado por un flanco, o muy próximo a él, la rueda no se podrá reparar y será necesario sustituirla por una nueva. Si el neumático se encuentra rajado, en vez de pinchado, tampoco se podrá arreglar y será necesario sustituirlo por uno nuevo.

Si circulamos varios kilómetros con el neumático pinchado, lo único que conseguiremos es dañarlo internamente, quedando totalmente inutilizado.

Por lo tanto, lo más aconsejable ante un pinchazo es parar inmediatamente el coche para sustituir el neumático dañado y acudir con él al taller para que verifiquen si se puede reparar. Si hacemos esto, nos podemos ahorrar bastante dinero, algo que seguramente agradeceremos.

Estamos a vuestra  disposición para cualquier consulta en entrepuentes@entrepuentes.es ó en le teléfono 924 279 690

Fuente: tallervirtual.com

Filtro de gasolina

filtros gasolina

La función del filtro de gasolina es de retener las impurezas que se puedan encontrar en el deposito de gasolina, estas impurezas pueden llegar al deposito cuando recargamos de combustible en las gasolineras de autosevicios, la condensación del tanque produce oxido el cual dañaría todo el sistema de alimentación de combustible, y al ser trasladado el combustible ya sea por camiones, oleoductos, trenes… etc el combustible esta expuesto a ser contaminado.

El elemento filtrante de un  filtro de gasolina puede ser fabricado de papel, mallas metálicas, fibra de vidrio, entre otros y este elemento se encuentra recubierto de un cuerpo metálico o de plástico.

Actual mente se usa en los vehículos modernos un filtro de cubierta metálica esto es por que en los automóviles antiguos  se tenia una presión en el sistema de alimentación de entre 7 u 8 libras de presión y se le considera sistema de baja presión, para este sistema se utiliza un filtro de cubierta de plástico pero en un vehiculo moderno que utiliza una presión en el sistema de alimentación de combustible de entre 15 y 100 PSI el filtro de plástico es insuficiente ya que no resistiría la presión por ello se utiliza actualmente los filtros metálicos.

Los filtros de gasolina pueden retener impurezas que tengan un tamaño mayor a las 10 micras, el tiempo en que hay que cambiar un filtro de gasolina puede ser a los 6 meses o cada 10.000 KM.

Estamos a vuestra  disposición para cualquier consulta en entrepuentes@entrepuentes.es ó en le teléfono 924 279 690

Fuente: tallervirtual.com